Qué es el ácido fórmico, dónde se encuentra y sus propiedades

El ácido fórmico es el ácido más simple que existe, el cual debe su nombre al animal del que fue extraído por primera vez, la hormiga (latín formica).

A pesar de que se suele encontrar como arma química en algunos insectos y plantas como las ortigas, existen buenas aplicaciones de este ácido en la industria, además de poseer implicaciones interesantes con respecto a su presencia en la capa de ozono por ejemplo, tema que aún se debate hasta hoy en día.

Qué es el ácido fórmico

Es un ácido orgánico muy simple, el más simple de todos, puesto que dentro de su cadena estructural solo posee un átomo de carbono, también se suele conocer como ácido metanoico.

Se presenta como un líquido de características incoloras y con olor sumamente irritante y fuerte, algunas personas los relacionan al olor del vinagre virgen.

A pesar de ser un ácido orgánico bastante simple, este tiene propiedades sumamente corrosivas en comparación con sus congéneres, razón por la que ha despertado mucho interés en el transcurso de los años.

Como bien se sabe, este compuesto se puede encontrar en las hormigas y abejas principalmente, los cuales los crean como mecanismos de defensa y su picadura, si bien no es letal es sumamente dolorosa y al contacto con tejidos orgánicos como la piel, causa ampollas y en casos graves puede llegar a causar reacciones alérgicas.

Además de los pequeños insectos, en el mundo animal las plantas que causan efectos alérgicos y comezón suelen recurrir a variantes de este compuesto. También se puede encontrar en la miel.

Se sabe que se puede obtener de forma sintética a través de procesos de laboratorios estructurados por Marcellin Berthelot, mediante las propiedades de la glicerina de descomponer el ácido oxálico en ácido carbónico y ácido fórmico.

Fórmula del ácido fórmico

La fórmula química que rige la estructura del ácido fórmico es CH2O2, que se presenta en una cadena estructural con la estructura: H-COOH.

Posee características químicas como:

  • Un peso molecular de 46 g/mol
  • Alta solubilidad en agua por su único átomo de carbono.
  • Se descompone a altas temperaturas en monóxido de carbono.
  • Puede destruir y alterar tejidos, plásticos y metales.
  • Puede causar reacciones violentas o explosiones en contacto con químicos como los ácidos fuertes.

Usos y para qué sirve el ácido fórmico: Cuáles son sus aplicaciones

A pesar de que se implementa mayormente en el reino animal y vegetal, el ácido fórmico puede tener muchas aplicaciones interesantes en las vidas humanas además de solo existir para causar picor y comenzó en todo tejido que toca.

Entre las aplicaciones más interesantes que se le puede conseguir al ácido fórmico tenemos:

En la industria del curtido de cueros.

Excelente para eliminar tejido sobrante, grasa y pelaje de los cueros a la hora de curtir, sin dañar o deformar las piezas, el ácido fórmico ha ganado mucha fama en esta industria haciéndolo una excelente herramienta.

En la industria farmacéutica.

Sorprendentemente este ácido que posee cualidades extremadamente agresivas y dañinas para los tejidos tiene aplicaciones en la industria farmacéutica. El ácido fórmico se implementa principalmente para la eliminación de verrugas de VPH, granos verrugosos y callosidades, gracias a la penetración del mismo en la piel, es capaz de secar y descomponer estas estructuras anormales.

En la industria alimenticia:

En cantidades muy pequeñas puede ser utilizado como conservante gracias a sus cualidades para eliminar bacterias patógenas de amplio espectro. Por esta razón también se implementa en la ganadería como aditivo para la alimentación vacuna principalmente.

En los laboratorios químicos.

Participa activamente en la síntesis de compuestos secundarios conocidos como metanoico como el mercurio y el sodio.

Como fumigante.

Se suele añadir para eliminar algunos insectos en la siembra y como fumigante en la apicultura para cierto grupo de ácaros dañinos que puede afectar en la producción de la miel de abejas.

En la minería.

Como elemento corrosivo para la penetración de las máquinas de perforación en algunas industrias mineras que requieres de ácidos potentes pero delicados con los materiales y en la industria petrolera para funciones afines.

Dónde se encuentra el ácido fórmico

Encontramos el ácido fórmico de forma natural principalmente en animales como la hormiga roja, la cual tiene una de las mayores concentraciones de este compuesto en sus organismos.

En las abejas como mecanismo de defensa en sus aguijones, que pueden utilizar para atacar generando hinchazón y picor en la zona afectada.

A pesar de que las picaduras de estos animales es escasa en este compuesto, una exposición prolongada o el ataque en «enjambres» puede causar reacciones alérgicas sumamente agresivas que es casos desproporcionados pueden incluso causar fallas respiratoria y la muerte.

En varios tipos de ortigas urticantes, con características sumamente alérgicas al contacto y de repercusiones de seguridad severas, se puede encontrar también el ácido fórmico.

Científicos han demostrado que nuestro cuerpo produce ácido fórmico en muy pocas cantidades, aunque como producto de síntesis secundarias que por lo general no son toxicas y son desechadas por el cuerpo en poco tiempo.

Precauciones

Hablar del ácido fórmico sin mencionar las precauciones que se deben tener es realmente insensato.

Este ácido es sumamente dañino y corrosivo simplemente al contacto con la piel y los ojos. Aunque a diferencia de otros compuestos químicos cuyas implicaciones para las vías respiratorias son mucho mayores, este ácido rara vez genera gases tóxicos peligrosos a la inhalación, a menos que su forma líquida toque las vías respiratorias.

Al contacto con la piel genera ampollas altamente purulentas, fáciles de infectar y con características sangrantes.

La ingestión de ácido fórmico además puede provocar irritación y daño severo en las paredes estomacales y en el tracto digestivo en general.

Se recomienda utilizar equipo completo de seguridad al trabajar con este químico, como guantes, lentes, mascarillas y batas de laboratorio.

Rate this post
Publicado el Categorías Acidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *